miércoles, 31 de octubre de 2012

Música épica. El regreso de la momia (2001), de Alan Silvestri

Hace tiempo ya que no volvía a esta sección de temas épicos en el blog, ¿no? Hoy es tan buen día como cualquier otro para recuperar una pieza musical que traiga ganas de hazañas por nuestros oídos.

Allá por el 99, Stephen Sommers era un director desbordante de frescura atravesando su mejor momento creativo. Estrenaba La Momia, una película que jamás me arrepentiré lo suficiente de no haber visto en pantalla grande. En ella nos regalaba una de las mejores historias de aventuras en lustros, con un Brendan Fraser bordando a un Rick O’Conell que nos hacía recordar al mejor Indiana Jones, granuja, divertido y aventurero superlativo. También nos dejó enamorarnos de Rachel Weisz, a la altura de la mejor heroína clásica Maureen O’hara. El responsable de la muy buena partitura que acompañaba a aquella inesperada genialidad fue Jerry Goldsmith, que realizó un trabajo consistente acorde a las imágenes a las que acompañaba.

Un par de años después, Sommers realizó el que hasta el momento es quizá su último buen trabajo como director con El regreso de la Momia. Quizá no mantuviera la excelencia en el nivel de la primera parte, pero aunque no fuera tan redonda, sí que superó a su predecesora en cuanto a mantener un ritmo endiablado, no permitiendo que el vértigo decayera en momento alguno, y sin que esto convirtiera al resultado en un esperpento como a veces pasa: la película es estupenda y deja sin aliento. Era pues un reto importante crear una música a la altura, pero vaya si lo logró Alan Silvestri. El trabajo de otro de los clásicos del cine ochentero (en adelante) fue estupendo. De él conoceréis sin duda los temas de Regreso al futuro, Depredador o Forrest Gump. En el caso que nos toca, desde la primera a la última pista no solo no se perjudica sino que además consolida el tremendo ritmo de las imágenes. Le da su propio toque a la música previa de Goldsmith y elabora desarrollos propios. O si no, comprobadlo vosotros mismos con uno de mis temas favoritos, “My first bus ride”. Un viaje en autobús nada bucólico, desde luego:


También enlazo la excelente grabación de la orquestación de un medley de la banda sonora, para que os hagáis idea:


2 comentarios:

Salvador Suto dijo...

Completamente de acuerdo en lo del ritmo endiablado de la película!! madre mía era como estar en un viaje de montaña rusa de 2 horas! Muy buena la música, gracias por compartirla!

Pedro López Manzano dijo...

Gracias a ti, Suto, por dejarte caer tanto por estos lares.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...