miércoles, 17 de diciembre de 2014

Ignotus, Unamuno, Houellebecq y portada del Visiones 2014

En otra de estas entradas sobre varios temas, sin profundizar demasiado sobre ninguno de ellos, permititme decir que hace poco fallaron los premios Ignotus, que ya hay portada para el Visiones 2014 en el que participo muy gustosamente, y añadir un par de minireseñas de libros fuera de las temáticas que aquí suelo tocar, pero que como hay que leer de todo, en especial si es bueno, me he llevado a las manos y os voy a comentar.

En primer lugar, en la reciente HispaCon se han dado a conocer los ganadores de los premios Ignotus (los Hugo/Nebula españoles). AQUÍ la lista completa de ganadores y nominados. He de destacar que Memoria de Tinieblas, de Eduardo Vaquerizo, ha ganado el monolito a la mejor novela e ilustración de portada, y Rodolfo Martínez, su editor, además a la novela corta. Os recuerdo que ambos me han permitido formar parte del elenco de escritores de la que sería continuación de la novela premiada en forma de antología: Crónicas de Tinieblas, que ya está a la venta. Asímismo, el mejor relato ha ido para Tamara Romero, la compañera de antología en el Visiones 2012, por el estupendo relato de este compendio, El aeropuerto del fin del mundo. También hay que subrayar como mejor antología Terra Nova 2 con el cuento ganador de Ken Liu que ya os dije me encantó. Por último, la web amiga Cuentos para Algernon, 1.001 veces recomendada por aquí, se ha hecho con el galardón a la mejor web, ax aequo la clásica e imprescindible La Tercera Fundación. ¡Enhorabuena a todos! Es gratificante sentirse cerca de algunos de los proyectos galardonados.

Ahora os muestro la portada de la antología Visiones 2014, de la AEFCFT (Asociación española de Fantasía, Ciencia Ficción y Terror), de la que tengo el honor de formar parte con el relato Güijas cuánticas y bufandas del Atleti.



Ahora voy a hablaros de un par de novelas.
Las partículas elementales logró que se le colgara a Michel Houellebecq la etiqueta de mejor escritor francés vivo. No sé si lo será, pues no llegan a tanto mis conocimientos de las letras galas actuales (ni universales), pero desde luego se trata de una novela difícil de olvidar en la que a través de sus dos protagonistas contrapuestos y sin embargo cercanos, a veces complementarios, nos damos un paseo por el mundo de las miserias humanas, de la soledad, de la pulsión sexual y de muchas otras gracias y desgracias dentro de un marco muchas veces filosófico, y casi siempre dotado de la naturalidad de un realismo puro que nos toca las entrañas para al final lanzarnos hacia una conclusión curiosamente muy cienciaficcionera.



Por último hablaré de Niebla, de Miguel de Unamuno, una de esas obras cuyo título todos memorizamos de niños como cruciales en nuestras letras y al que sin embargo no me había acercado hasta ahora. Craso error. Atrapa ya desde sus fabulosas primeras líneas esta nivola, como así se autodenomina (una novela en la que el autor escribe lo que le da la gana) y conforme pasamos páginas la sorpresa se convierte en fascinación por una obra repleta de humor, anticipación de postmodernismo, metaficción, desarrollos narrativos sorprendentes y diálogos maravillosos (en especial aquellos con el perro y los de mayor nivel de metaficción. Impagable de principio a fin, oiga.


martes, 9 de diciembre de 2014

Ganador del VI Forjadores

Pues resulta que uno de los concursos en que tenía relato enviado a la espera de fallo ya hizo público su resultado hace un par de meses... ¡y lo he ganado! Como llevo un tiempo más turbulento de lo deseado no me había enterado ni por ende comunicado por aquí, pero no por ello me hace menos ilusión.
Se trata del VI Concurso de Relato Fantástico Forjadores, promovido por la Asociación Cultural Forjadores de Amorebieta (Bizkaia). A este certamen, además, le tenía ganas por la calidad de algunos de sus ganadores y finalistas en años previos, bien reconocidos en este mundo. El relato en cuestión es No pienses en ello, mezcla de ciencia ficción y terror psicológico (se puede leer siguiendo el enlace previo), seguramente uno de los más duros que he escrito.



Vamos, que estoy muy contento.
¡Mil gracias al jurado y a la propia asociación!

jueves, 4 de diciembre de 2014

Mañana todavía. 12 distopías para el siglo XXI

Solo viendo el tremendo plantel de escritores que forman la alineación de esta antología le dan ganas a uno de llevárselo a las manos. Si además nos enteramos de que en el libro cada uno va a dar una visión personal y diferente de una distopía, uno de los subgéneros más interesantes (y llenos de posibilidades) de la ciencia ficción, leer este Mañana todavía. Doce distopías para el siglo XXI resulta casi inevitable.



En primer lugar recordemos que una distopía nos presenta una situación global o modelo social futuros, habitualmente desastrosos, al menos desde el punto de vista de la moral actual. Con frecuencia han estado inspiradas en el nazismo o el comunismo post Segunda Guerra Mundial. Sin embargo el sentido y contenido de una distopía puede ser mucho más amplio, incluyendo desde futuros postapocalípticos a otros más cercanos en los que cuatro cosas han salido mal (eso sí, cuatro cosas de gran importancia). Por supuesto, hablar de este género nos hace pensar en sus tres obras más célebres: Un mundo feliz de Aldous Huxley,1984 de George Orwell y Fahrenheit 451 de Ray Bradbury. Las tres estarán muy presentes, homenajeadas e incluso referenciadas explícitamente en Mañana todavía, mas no es necesario haberlas leído para llevarse a las manos esta antología.

Voy ahora con los relatos recopilados por Ricard Ruiz Garzón para la misma, uno a uno:

Con WeKids una Laura Gallego que se arranca la etiqueta de sus novelas más alimenticias de fantasía juvenil, lleva hasta el extremo las redes sociales, creando una para niños desde el momento en que nacen. La antología arranca notablemente, dándonos pistas de su tono.

Al garete de Emilio Bueso no me encantó al leerlo; a pesar de su perfecta factura. Sin embargo la fuerza visual de alguno de sus fragmentos ha permanecido en mi memoria desde entonces, y creo que esto es de lo mejor que puede decirse de un relato.

viernes, 28 de noviembre de 2014

Crónicas de Tinieblas, ya a la venta

Y de vez en cuando, una buena noticia, ¿por qué no? En este caso la salida a mercado editorial de Crónicas de Tinieblas, la antología sobre el universo ucrónico creado por Eduardo Vaquerizo en el que participo con mi relato El virrey, el relojero y el correveidile. Aquí, la preciosa portada de Juan Miguel Aguilera.


Respecto al universo de Vaquerizo, para quien no lo conozca, es el formado por las novelas previas Danza de Tinieblas y Memoria de Tinieblas (amén de múltiples relatos), y especula con la posibilidad de que Felipe II muriera en un accidente de caza y le sucediera Juan de Austria en lugar de Felipe III, lo que no propiciaría la lenta pero inevitable decadencia del imperio español. Este y otros acontecimientos puntuales (dentro de una marcada tendencia steampunk, por si no os habéis dado cuenta por la portada) alargarían el imperio hasta mucho más allá del que realmente ocurrió.

En Crónicas de Tinieblas Eduardo Vaquerizo nos concede el permiso para seguir especulando con su creación a un buena tanda de escritores, a saber: Alfredo Álamo, Alberto García-Teresa, Cristina Jurado, Fernando Ángel Moreno, Gabriel Díaz, Josemi de Alonso, Joseph Remesar, Josué Ramos, Juan Carlos Herreros, Luis Eduardo Bermejo, María Jesús Álvarez, Raúl Montes de Oca, Santiago Exímeno, Sofía Rhei, Victor Conde, además del propio dueño del universo y un servidor. A poco que os llevéis algún libro de géneros afines a este a las manos de vez en cuando, os daréis cuenta de que la alineación es de lujo.

Además, debo destacar que el libro cuenta con ilustraciones para cada uno de los relatos. A continuación, la del mío:




Como se puede deducir por el estilo de la portadilla, he llevado la acción a lo que hoy llamamos América precolombina, en el caso del mundo de tinieblas un Tenochtitlan  de 1929, colonia española, y además de lanzarme al universo creado por Eduardo, intentando respetar sus reglas, lo hago adentrándome también en el género detectivesco. Si el resultado es satisfactorio, ya me lo contaréis.

Aprovecho desde aquí para agradecer la confianza a Eduardo y a Rodolfo Martínez, que además de contrastado escritor es el alma tras Sportula, la editorial bajo cuyo sello aparece el libro.

¿Apetece más, incluso comprarlo en papel o digital y leerlo? Tan sencillo como ir AQUÍ.
También hay más información en la página de Eduardo Vaquerizo.

sábado, 22 de noviembre de 2014

Primer libro de Lankhmar, de Fritz Leiber

A principios del siglo XX –en la primera mitad, en realidad-, un buen número de escritores que se movían entre la más absoluta genialidad y la más insulsa mediocridad comenzaron a ganarse la vida publicando en todo tipo de revistas de género. Si se miraba al espacio, se llenaba un cohete con una avispada tripulación y lo ponían en la órbita de Marte. Si detectives queríamos, pues habitación llena de cigarros humeantes, algún asesinato misterioso y las largas piernas de una femme fatale. Si de fantasía se trataba, no había como enfrentar el filo de las armas del héroe pasado de testosterona al hechicero o al monstruo de turno.

Centrándonos en este último apartado, esto es, en la vertiente de espada y brujería, encontramos al máximo exponente en el Conan de Robert E. Howard, evidentemente. En estas estamos cuando Fritz Leiber dio un pasito más y junto a su amigo Harry Otto Fischer se propuso, sin una ambición desmedida tampoco, sacar al bárbaro en la medida de lo posible de su personalidad plana y los argumentos ramplones y repetitivos y darle un mínimo de profundidad mediante personajes inspirados en ambos escritores y de ahí surgieron Fafhrd y el Ratonero Gris, protagonistas de los relatos más célebres de Leiber y de esta recopilación del Primer Libro de Lankhmar.



Fafhrd es un enorme norteño y el Ratonero Gris más pequeño y escurridizo. Ambos irán con ladrones, brujos, asesinos, estafadores, canallas, mercenarios y sinvergüenzas de toda índole, y a menudo lo serán ellos mismos.

Protagonizarán las historias de Leiber durante medio siglo, pero a partir de los años 60 el de Chicago organizaría sus aventuras en novelas separadas, añadiendo algunas nuevas para dotar de coherencia temporal a las antiguas y así montar una cronología de sus periplos en 7 novelas más o menos cortas. Este volumen incluye las 4 primeras, a saber: Espadas y nigromantes, Espadas contra la muerte, Espadas en la niebla y Espadas contra la magia.

lunes, 17 de noviembre de 2014

Ácronos en Lektu

Hace unos días os hablaba de la inclusión de la antología Visiones 2012 en la plataforma de moda para libros digitales, Lektu.
Ahora debo hacerlo con Ácronos, la antología steampunk en la que también participé con mi relato Anteojos, uno de los que sé que más os han gustado (y, por qué no decirlo, a mí también). Sigue a la venta a buen precio en papel, pero si no tenéis espacio en la estantería o sencillamente estáis más cerca de los formatos digitales, AQUÍ podéis haceros con él por 4€.

jueves, 13 de noviembre de 2014

Niebla, primeras líneas

Al aparecer Augusto a la puerta de su casa extendió el brazo derecho, con la mano palma abajo y abierta, y dirigiendo los ojos al cielo quedóse un momento parado en esta actitud estatuaria y augusta. No era que tomaba posesión del mundo exterior, sino era que observaba si llovía. Y al recibir en el dorso de la mano el frescor del lento orvallo frunció el sobrecejo. Y no era tampoco que le molestase la llovizna, sino el tener que abrir el paraguas. ¡Estaba tan elegante, tan esbelto, plegado y dentro de su funda! Un paraguas cerrado es tan elegante como es feo un paraguas abierto.

«Es una desgracia esto de tener que servirse uno de las cosas —pensó Augusto—; tener que usarlas, el uso estropea y hasta destruye toda belleza. La función más noble de los objetos es la de ser contemplados. ¡Qué bella es una naranja antes de comida! Esto cambiará en el cielo cuando todo nuestro oficio se reduzca, o más bien se ensanche a contemplar a Dios y todas las cosas en Él.

Aquí, en esta pobre vida, no nos cuidamos sino de servirnos de Dios; pretendemos abrirlo, como a un paraguas, para que nos proteja de toda suerte de males.»

Díjose así y se agachó a recogerse los pantalones. Abrió el paraguas por fin y se quedó un momento suspenso y pensando: «y ahora, ¿hacia dónde voy? ¿Tiro a la derecha o a la izquierda?» Porque Augusto no era un caminante, sino un paseante de la vida. «Esperaré a que pase un perro —se dijo— y tomaré la dirección inicial que él tome.»

En esto pasó por la calle no un perro, sino una garrida moza, y tras de sus ojos se fue, como imantado y sin darse de ello cuenta, Augusto.

Y así una calle y otra y otra.

lunes, 3 de noviembre de 2014

La música del silencio, de Patrick Rothfuss

Durante los últimos años, Patrick Rothfuss ha seducido contundentemente a público y crítica (incluyendo al que os escribe) tanto con su rutilante debut en el mundo de la fantasía tanto con El nombre del viento como con su no menos recomendable continuación El temor de un hombre sabio. Tras la publicación de ambos (y gruesos) volúmenes, y mientras esperamos el cierre de la trilogía de esta Crónica del Asesino de Reyes con Las puertas de piedra (¿2015?) nos sorprende en varios aspectos con una novela corta ambientada en este universo: La música del silencio.


La novela, tan solo apta para quienes hayan leído las dos obras mencionadas, es un spin off de estas (es decir, una historia derivada y con origen en ellas) centrado en el personaje de Auri, uno de los secundarios favoritos de los aficionados (y del propio Rothfuss) de la saga protagonizada por Kvothe.

Auri es una joven extravagante, pequeña y escurridiza, que vive de forma oculta en la parte abandonada y subterránea de la Universidad, de la que en un momento dado fue una alumna de no poco talento. Sin embargo, algo se quebró en su psique que la hizo abandonar la vida en sociedad para pasar a formar parte de este mundo de oscuridad olvidada: la Subrealidad.

Para quien espere que La música del silencio les dé a conocer cuál o cuáles fueron aquellos acontecimientos, cómo construyeron (o deconstruyeron) a la Auri de ahora, y cómo se relaciona ella con el resto de personajes de la Universidad, tanto alumnos como profesorado (había quien esperaba profundizar también un poco sobre el siempre interesante maestro Elodin). Para los que esperen una aventura con la acción clásica pero dinámica y la narración adictiva de El nombre del Viento y su secuela. Para el que desee cientos de páginas. Para quienes crean vislumbrar en Auri al Kvothe de la Subrealidad y deseen una historia de grandes conflictos, diálogos chispeantes y muchos personajes. Para todos ellos, advierto: La música del silencio no es el libro que esperan.

jueves, 30 de octubre de 2014

Nacido de hombre y mujer y otros relatos espeluznantes, de Richard Matheson

A principios del siglo XX –en la primera mitad, en realidad-, un buen número de escritores que se movían entre la más absoluta genialidad y la más insulsa mediocridad comenzaron a ganarse la vida publicando en todo tipo de revistas de género. Si se miraba al espacio, se llenaba un cohete con una avispada tripulación y lo ponían en la órbita de Marte. Si detectives queríamos, pues habitación llena de cigarros humeantes, algún asesinato misterioso y las largas piernas de una femme fatale. Si de fantasía se trataba, no había como enfrentar el filo de las armas del héroe pasado de testosterona al hechicero o al monstruo de turno.

Para seguir viendo cómo pasaban los años, pongámonos en órbita espacial y tengamos en mente los maravillosos relatos de Ray Bradbury (Crónicas Marcianas, El hombre ilustrado). Un joven Richard Matheson pisa los 50 y también tiene en mente estos cuentos, mientras comienza él mismo a escribir. Antes de crear su más célebre obra Soy leyenda y de escribir decenas de guiones para cine y televisión sin parar, el de Nueva Jersey empezaría cultivando el relato mientras miraba de reojo confesamente a Bradbury, y esto es lo que encontraremos en Nacido de hombre y mujer y otros relatos espeluznantes, la primera mitad de su narrativa breve completa.



Pero aunque Matheson partiera del autor de Fahrenheit 451, fue un autor prolífico, por lo que pronto se distinguió y puso de manifiesto su estilo personal, y este, como bien se encarga de manifestar en varias ocasiones (tanto la colección como cada relato van precedidos de muy interesantes palabras del escritor), viene marcado por la paranoia: por la sensación en general no descabellada, bien imbuida al lector, bien a los protagonistas de sus historias, de que todo va a salir mal.

sábado, 25 de octubre de 2014

Visiones 2012... y 2014

Muchos recordaréis que tuve la suerte de participar en la antología de la AEFCFT (Asociación Española de Fantasía, Ciencia Ficción y Terror) Visiones 2012 con el relato El Señor de los Anillos a través de los tiempos.


Ahora aprovecho para mencionar (es una noticia relativamente nueva) que la colección, que además tiene presencia merecida en los próximos premios Ignotus, está disponible en formato digital en la plataforma LEKTU bajo la modalidad de pago social (gratis publicitando en redes sociales) o al irrisorio precio de euro y medio. No conocía yo este método; interesante, la verdad ¿No merece la pena? Creo yo que sí.

Por otro lado, y esto sí es novedad, ha salido la lista de seleccionados para la nueva antología de la AEFCFT: Visiones 2014, con la temática abierta de next minute, o sea, cifi en una prospección temporal corta. Y tengo el privilegio de repetir en la estupenda colección con mi relato Güijas cuánticas y bufandas del Atleti, una mezcla de ciencia ficción, humor y especulación familiar.

Aquí, la lista de seleccionados:
El Gran Hotel CatalonianMiguel Ángel Chamizo Jodar
DiminutosJavier Urquiza López
Los pocos minutos que nos quedanSergio Gaut Vel Hartman
Mi padreMarco Antonio Marcos Fernández
El Proyecto AcuatécniaNéstor Bardisa
Proyecto PlanetaPedro Moscatel
HoaxJavier Fernández Bilbao
Hijos de CoubertinAntonio González Mesa / Juan Glez. Mesa
Chico ProblemáticoMagín Méndez Sanguos
MuñecaAlejandro Valiente Lourtau
Gastronomía españolaFrancis Novoa
La moleCarlos Romeo
Sabemos lo que te gustaAitor Solar Azcona
DunaRicardo Cortés Pape
Fecha de caducidadAnaid Ofelia Pérez Mendoza
Hotel SaharaJuan Jesús Botí Hernández
Jugar un juegoSandra Monteverde Ghuisolfi
Tú tienes que estar conmigoAlfonso José Gijón Morales
Güijas Cuánticas y bufandas del AtlétiPedro López Manzano
El penúltimo díaVicent Sala Enguix

¡Enhorabuena a todos! Y a mí, pues también, que últimamente iba necesitando ya una alegría.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...