lunes, 14 de marzo de 2016

RESEÑA: Ocúltame entre las tumbas, de Tim Powers.

Era yo apenas un chaval cuando conocí la obra de Tim Powers. Entré por las Puertas de Anubis, navegué En costas Extrañas. Hice Cena en el palacio de la discordia. Y quedé fascinado para siempre. Me dejaba empapar por todo lo que me llegaba de este autor, que es de hecho una de las razones que me animaron a juntar palabras. Y de repente, en el 2003, se cortó el grifo con Declara. Él seguía escribiendo, pero no nos llegaba nada. Cero. Incluso escribí a su editorial española preguntando por publicaciones futuras, sin respuesta. Y, de repente, hace un año y pico, aparecieron de golpe Tiempo de sembrar piedrasOcúltame entre las tumbas. Ambos libros son continuaciones de otro de sus grandes clásicos: La fuerza de su mirada, uno de los favoritos de la afición (y de mí). El primero como un relato largo que enlazará con el segundo, que hoy nos atañe. Qué puedo decir sino aleluya. Los dos a la estantería y a leerlos con calma no vayan a pasar otros 12 años hasta poder leerlo de nuevo



Los tres libros conforman el así llamado ciclo de los poetas malditos de Powers. Las bases quedarían establecidas en el primero y mejor de ellos, La fuerza de su mirada. En él se especula con que la inspiración de algunos de los grandes artistas de diferentes épocas proviniera directamente de criaturas sobrenaturales, que vampirizan a los elegidos intercambiando vitalidad por creatividad. Además (y sobre todo), el americano reescribe en esta clave fantástica la historia de algunos de estos memorables artistas. En primer lugar jugaría maravillosamente con los poetas románticos ingleses (Byron, Shelley, Keats) y su grupo de amigos. En el relato Tiempo de sembrar piedras continuaría brevemente con un secundario de la anterior, Edward Trewlany como protagonista, una forma de hacer tabula rasa y dar pie a esta última novela. Ahora, cambiemos románticos por prerrafaelitas y la mesa está servida.

Ciclo de los poetas malditos de Tim Powers

El sujeto es el gran Tim Powers en el culmen de su carrera, todavía recibiendo premios a diestro y siniestro por todo el ancho mundo por las novelas escritas durante los años anteriores.
La idea, que acabaría convirtiéndose en objeto (triple objeto) fue preguntarse si la inspiración de muchos de los grandes artistas pudo haber procedido de fuentes sobrenaturales, de lamias que vampirizaran a estos creadores regalándoles su poesía a cambio de la vitalidad, en una gran metáfora del artista, de la inspiración y de su obra, glorificándolo pero mortificándolo ad aeternum.
Todo este proceso acabaría plasmándose en una historia que tendría décadas de recorrido para el propio Powers: el Ciclo de los poetas malditos.
En primer lugar, publicaría la excelente novela La fuerza de su mirada en 1989, en la que explotaría la idea de la lamia inspiradora sobre los poetas románticos ingleses (Byron, Shelley, Keats, ...), uno de los grupos creativos más importantes de la historia. No olvidemos aquí que el propio Powers pertenecía a un heterogéneo grupo de escritores junto a otro habitual de Cree lo que quieras: Phillip K. Dick.



Años más tarde (2010) Powers regresaría a este universo con Tiempo de sembrar piedras, una narración más corta en la que reabría las puertas a estas antiguas criaturas preternaturales de la mano de Edward Trewlany, personaje (histórico) que servirá de nexo entre las otras dos novelas.


Por último, el escritor americano publicó Ocúltame entre las tumbas (2012), volviendo a la narración larga, pero cambiando el grupo creativo de los románticos ingleses por el de los prerrafaelitas para ¿concluir? su ciclo de poetas malditos.


Ahora, podéis encontrar las reseñas a las tres obras en Cree lo que quieras, accesibles desde los anteriores enlaces.

viernes, 4 de marzo de 2016

Música épica. La gran evasión (1963), de Elmer Bernstein y Chicken Run (2000), de John Powell y Harry Gregson-Williams

Es escuchar esta canción de La Gran Evasión y entrarte ganas de escapar de un campo de prisioneros nazi.



Y es que no en vano, Elmer Bernstein, su compositor, tuvo la nada despreciable cantidad de 14 nominaciones a los óscars por su prolífica obra, y en esta en particular, saca todo el provecho al ritmillo de la percusión proporcionándole el tono adecuado para esta extraordinaria película bélica.

 Y su sombra es alargada, para nuestra fortuna. Aquí podemos comprobarlo en la divertidísima Chicken Run (Evasión en la granja), que además de estar repleta de homenajes a la anterior película en su argumento, también lo hace en su banda sonora, de John Powell y Harry Gregson-Williams:

martes, 1 de marzo de 2016

Relatos Increíbles Nº 4

Hace unos días se publicó el cuarto número de esta revista digital con la que tengo el placer de colaborar. En él podréis encontrar los cuentos de Merlín Chambi, Isabel Arboleyda, Pedro Castro, Fares Cazorla, Daniel Zuñiga y de un servidor; así como las ilustraciones de Rafo Núnjar, Luis Morocho, Pablo Malásquez y Gerardo Espinoza.
Por mi parte, participo con el relato El gran negocio, una bizarra revisión del Universo Tolkien, con el que abro la revista. Espero que os guste y apoyéis la iniciativa, que ahora está pidiendo participantes para los próximos meses.


Podéis descargar Relatos Increíbles gratuitamente AQUÍ.

lunes, 15 de febrero de 2016

RESEÑA: La fuerza de su mirada, de Tim Powers

Érase una vez, hace unos cuantos años, una colección de literatura sin desperdicio alguno llamada Gran Fantasy, hoy de culto, que marcó a toda una generación de lectores por su calidad, variedad y por iniciarnos en algunos de los escritores que nos acompañarían durante el resto de nuestros días, unos buenos, otros muy buenos: Michael Moorcock, Gene Wolfe, Fritz Leiber, William Goldman, Robert Holdstock, el maestro Terry Pratchett. Y sí, también uno de los grandes acaparadores de ideas originales como fue y es Tim Powers, incluyendo sus más celebradas obras: Las puertas de Anubis, En costas extrañas y la que completaría su triunvirato mágico: La fuerza de su mirada (1989).


En la fuerza de su mirada encontramos en primer lugar una historia de aventuras: de inmediato antes de su boda “normal” nuestro protagonista Michael Crawford se topará por casualidad con una fuerza de la naturaleza muy poco natural, quedando enlazado a la misma de forma  "anormal", sólida e inevitable. Además, Powers nos presentará de manera singular a estos celosos poderes ancestrales, musas, lamias, vampiros, íncubos o como se las quiera llamar, desde una perspectiva literalmente inspiradora, es decir, a medida que van ejerciendo su acción depredadora sobre la víctima encontrada, como contrapartida les otorgarán una inmensa inventiva, estimulando su creatividad y llevándola al límite.

Por último, Powers escribirá dentro del subgénero que siempre mejor se le ha dado, hasta el punto de ser quizá el gran maestro del mismo, esto es, la fantasía histórica: escoger una serie de personajes y acontecimientos bien conocidos y retorcerlos a su gusto para crear una historia totalmente nueva, y que sin embargo no contradiga a la que aparece en los libros de historia. En este caso escoge a los magníficos literatos románticos ingleses, con unas vidas ya de por sí tremendamente interesantes, y las pone patas arriba. Y así llegamos a los mejores personajes de la novela, y es que además de con el citado Crawford o con Josephine, su antagonísta y hermana de su prometida, nos encontraremos con brillantes representaciones de los que fueron los más carismáticos (y mejores) poetas de su época: Lord Byron, Percy Shelley, John Keats y algún célebre añadido como Mary Shelley y John Polidori, no tan talentosos como los anteriores pero también de gran importancia literaria

domingo, 3 de enero de 2016

RESEÑA: Los nombres muertos, de Jesús Cañadas

Pocas cosas hay más divertidas para un escritor que escoger como protagonistas de su novela a otros escritores. Se trata de un lugar común entre los contadores de historias y habitualmente se obtiene resultado satisfactorio por la mayor facilidad para empatizar con tales personajes. Ahora bien, cuando estos, además de escritores son personajes históricos bien conocidos y con legiones de fans a sus espaldas, como es el caso de Los nombres muertos, cuyos protagonistas son Robert E. “Conan” Howard, Frank Belknap “Los perros de Tíndalos” Long y sobre todo Howard Phillips “Cthulhu” Lovecraft, y además reescribes parte de su biografía, corres el riesgo de pasarte de la raya y que estos fans te sacrifiquen a los dioses primigenios. a ello se arriesga Jesús Cañadas. Afortunadamente.


Desde el principio el autor pondrá encima de la mesa su tarjeta de visita: personajes célebres muy humanizados cuyos caracteres ha estudiado bien y nos presenta con pulso firme; tono claramente pulp a la hora de contar una historia sin excesivas complicaciones, pero que enganchará desde el principio; narración irreverente y sin miedo a modificar lo que esté escrito en los libros, pero manteniendo al mismo tiempo un cariño contagioso hacia sus escritores, por mucho que pueda llegar a maltratarlos. Y desde la primera hasta la última página, un gran (y tiznado) sentido del humor que impregnará a la historia desde unos diálogos inspirados.

jueves, 26 de noviembre de 2015

RESEÑA: Ready Player One, de Ernest Cline

Ocurre a veces que una novela de pura ciencia ficción, de repente da el salto y se convierte en superventas incluso en las listas mainstream, ocupando los lugares destinados a tramas vaticanas, espías o detectives escandinavos. ¿Sorpresa? En casi todos los casos, sí, aunque Ready Player One (2011), de Ernest Cline posee ciertos elementos que podían hacer sospechar de tal éxito, al menos al editor que compró los derechos.



En primer lugar, hay que señalar que más allá de las listas de ventas, nos encontramos con una novela clara de ciencia ficción, una distopía sobre un futuro a medio plazo con una gran estratificación social (como casi todas las distopías), y con claros elementos cyberpunk con tecnología punta y megacorporaciones, destacando una especie de evolución de internet hasta dimensiones inusitadas mediante un universo de realidad virtual llamado Oasis, repleto de mundos y con las características bien definidas, desde la interfaz de conexión con el mismo hasta la navegación interna, la economía y su propia historia subyacente. Técnicamente, Cline dedica tal cantidad de páginas a describirlo y a definirlo que por momentos roza una ciencia ficción más hard.

Pero no es esta la raíz de las ventas de Ready Player One. Por supuesto, un motivo importante de su éxito es que su lectura es tan adictiva como divertida. La historia, contada de forma lineal, llama a pasar una página en cuanto se acaba para averiguar qué pasa después. Aun con ello, la razón principal es el don de la oportunidad: es el libro adecuado para el momento adecuado, o lo que es lo mismo, que a día de hoy está de moda. O mejor dicho, a lo que ha vuelto a ponerse de moda.

lunes, 16 de noviembre de 2015

RESEÑA(S): Gabriel García Márquez y David Mitchell

Vuelvo con un par de reseñas cortas que, por ser de obras fuera de los géneros que por aquí manejo, saco de la tónica y extensión habitual, pero como pronto comprenderéis, no podía dejar de hablar de estos libros:

- El Bosque del Cisne Negro, de David Mitchell: sigo con mi intención de leer todo lo que pase por mis manos del que me parece uno de los mejores y más interesantes escritores de la actualidad desde que leí su Atlas de las Nubes (si todavía no lo habéis hecho, corred a vuestra librería). Aunque por coincidencias que no lo son, detectamos que Mitchell ubica esta novela en el mismo universo que aquella, bien poco se parecen. No es tan ambiciosa como el Atlas, pero tampoco se pueden comparar. Se trata de una historia de adolescencia considerablemente normal, para lo que es Mitchell. Se centra en los problemas y vicisitudes propios de este momento de la vida de un muchacho tartamudo que vive en el citado Bosque del Cisne Negro, con cierto tufillo autobiográfico que no sé si será cierto. Sin llegar a la excelencia del Atlas, el resultado es sobresaliente. Por temática y estilo ha sido comparada con El guardián entre el centeno, aunque a mí me ha gustado mucho más que la novela de Salinger (¡oh, hereje de mí!). ¿Qué le vamos a hacer?, leí aquella pasando ya la veintena y no me transmitió mucho, mientras que El Bosque del Cisne Negro me parece no solo apta sino también recomendable para lectores de cualquier edad.



- Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez: la madre del realismo mágico. Simplificando bastante, este género consiste en contar una historia realista, meterle unos cuantos elementos fantásticos y actuar como si no pasara nada. ¿Por qué no llamarlo fantasía realista, por ejemplo? ¿Tal desprestigio supondría? Es una batalla que tengo perdida, lo sé, pero ni García Márquez, ni Saramago, ni Rita la Cantaora, hubieran ganado el Nobel escribiendo en un género que incluyera la palabra fantasía, así son los prejuicios. Nomenclaturas aparte, si todo el mundo dice que Cien años de soledad quizá sea la mejor novela en español del siglo XX (incluso de la historia), es un indicativo infalible de que puede serlo o no, pero hay que leerla. Se trata de una obra superlativa. No solo por su calidad y por la capacidad de García Márquez para escribir con brillantez una página detrás de otra, sino también porque, como su propio título indica, la historia es de gran recorrido, contándonos las aventuras y descalabros de una familia a lo largo de todo un siglo, y a veces de una forma tan alambicada que necesitamos un árbol genealógico para saber de quién está hablando en algunos momentos. Imprescindible, sea como fuere.


jueves, 12 de noviembre de 2015

Relatos Increíbles

Hoy os presento la nueva revista mensual Relatos Increibles, de la mano de ACUEDI (Asociación por la Cultura y Educación Digital) y dirigida por Héctor Huerto. La revista, de nacimiento peruano pero vocación internacional, surge -en palabras de su director- con el deseo de "construir una comunidad de lectores y escritores, es decir, de todos aquellos que amamos estos géneros, para conformar un espacio en donde lo imposible sea una realidad".

Por mi parte, no podía menos que poner un poco de mi parte, por lo que para su número 2 aporto el relato Fruto del azar, uno de esos cuentos que empiezan con "erase una vez" en el que sin renunciar a mi estilo (que sí, que lo sé, que a veces me paso con el rollo), experimento con una conclusión diferente a las habituales. Espero que os guste, pues además tengo el placer de abrir este número de la revista.



Como veis, tiene una bonita portada, y si os animáis a descargarla comprobaréis que también posee una perfecta maquetación para seis relatos de calidad, crudos o extremos, inquietantes o especulativos que creo os gustarán. Podéis descargar el pdf gratuitamente AQUÍ. Y apuntar Relatos Increíbles a vuestras revistas habituales.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...