viernes, 2 de diciembre de 2011

MICRORRELATO: Tictac

Tictac.

Hoy, al despertarme, algo se había roto en el mundo.

Tictac. Han empezado las sábanas pobladas de espinas, arañándome la piel, implacables. Tictac. Al levantarme el sol ha lanceado mis ojos entrando por la ventana abierta. Tictac. Tras cerrarla, las paredes con el ceño fruncido han intentado cernirse sobre mí, cuando creían que no las miraba. Tictac. Tictac. Ese maldito tictac. El reloj me insulta. Se burla de mí. Tictac. Noto su presencia malévola. Me enloquece. Tictac. Quiere acabar conmigo. Tictac. Me lanzo furioso hacia él. Lo destrozo contra el suelo, golpeándolo una y otra vez hasta que se calla. Estoy gritando, lágrimas corren por mis mejillas y me sangran copiosamente las manos, pero todo ha vuelto a la normalidad.

“¿Ocurre algo?” Oigo detrás de mí. “Te he oído gritar y he entrado”. Me vuelvo. Ahí está, observándome con arrogancia, torciendo la boca en una sonrisa mordaz. Escucho con atención su pecho henchido.

Bum bum.


3 comentarios:

Salvador Suto dijo...

uff, antes de que destrozaras el reloj ya me estaban dando ganas de hacer lo mismo! que desahogo ha sido! que fuerte en tan pocas líneas!!
Por cierto, me encanta el final. Es como si pudiera imaginar perfectamente un segundo de calma y silencio salvajemente tensos y la mirada de locura ante la nueva paranoia sonora que destroza los nervios del protagonista... /clap

Damián Neri dijo...

Lo escribes bien en pocas líneas. Me recordó al corazón delator, con una combinación de otro cuento de Lovecraft donde el protagonista mata primero a su gato y luego a su esposa (o era el mismo, cuento? tal vez los confunda). Me ha gustado, hasta en mi mente tiene un final que no está escrito.

Saludos!

Pedro López Manzano dijo...

Gracias a los dos por comentar.

En efecto, Damián, el corazón delator es exactamente la fuente de inspiración de este microrrelato. Uno de mis cuentos favoritos de terror de siempre.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...