martes, 6 de diciembre de 2011

Música épica. La Princesa Mononoke (1997), de Joe Hishaishi

Alguna vez he hablado aquí de mi admiración hacia el genio Hayao Miyazaki, y bien podría hablar en la sección de obras maestras de algún que otro de sus films, entre los que quedaría incluido, sin la menor duda, La Princesa Mononoke (1997). Sin embargo, no lo voy a hacer hoy, sino que os voy a hablar de su fantástica banda sonora, realizada por el compositor habitual de Miyazaki San (así como de otros pesos pesados como Takeshi Kitano): el gran Joe Hishaishi.

Yo, particularmente, al escuchar esta canción (mi favorita), no puedo dejar de imaginarme al genial Ashitaka cabalgando sobre su alce rojo, mientras aferra su arco con tal fuerza que hasta cruje el cuero de la empuñadura. Ahí va La leyenda de Ashitaka:




Un diálogo de la película del propio protagonista me salta ahora a la mente:

- Príncipe Ashitaka, ¿estáis preparado para afrontar el destino que os han predicho las piedras?
- Sí, lo estuve desde el mismo instante en que dejé volar mi flecha.

Hay un  detalle del proceso creativo de Miyazaki (y por extensión de casi todo Ghibli) en lo que al apartado musical se refiere que pocos saben. No sé si siempre, pero al menos para gran parte de sus películas Miyazaki, durante la producción, habla con su amigo Hishaishi, le dice lo que quiere de su música, la atmósfera que busca, lo que va a contar, y éste realiza una banda sonora previa completa, el llamada image album, que escucharan los creativos de la película en el desarrollo de la misma para inspirarse en estos temas, mientras trabajan. Después estas canciones podrán ser incluidas (o no) en la banda sonora definitiva que escucharemos en la película. Pero es que además, como ésta no deja de ser una adaptación a las imágenes, muchas veces a posteriori Hishaishi desarrolla por completo los temas musicales en una denominada symphonic suite, y os aseguro que todas las que he escuchado de Ghibli, y especialmente ésta, son una delicia para los oídos, y es que son unas canciones muy orquestables, como el estupendo "Viaje hacia el oeste".

Os dejo por último un ejemplo de lo que decía. El tema Adagio de vida y muerte, de apenas dos minutos en la banda sonora, desarrollado para la suite sinfónica, suena de esta intensa forma, sugiriendo acción y aventura:





2 comentarios:

Salvador Suto dijo...

Aunque no soy muy de ponerme bandas sonoras en casa para escuchar, reconozco que la música de Hishaishi me transporta a todos esos momentos geniales del cine de Miyazaki y Kitano, ya sean mundos mágicos de animación o realistas historias sobre yakuzas en decadencia.

Con ganas de leer lo que escribas sobre la princesa!

Pedro López Manzano dijo...

Jeje, de momento no voy a incluir La Princesa Mononoke en la sección de obras maestras, aunque sin duda lo merecería (al igual que alguna otra de Miyazaki San)

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...