martes, 15 de noviembre de 2011

Stardust (2007), de Matthew Vaughn

No es tarea fácil realizar una adaptación de una buena novela al cine, pero Stardust es ejemplar en este sentido.


Veámoslo con un poco de perspectiva, esto de las adaptaciones de obras fantásticas. Si el libro es malo, la peli será casi siempre mala (saga Corpúsculo). Ante obras literarias que pasen por poco de correctas, las películas andarán también por ahí (Harry Potter, con sus más y sus menos). A veces se obtienen productos mediocres de materia prima (discutiblemente) buena, como las aburridas versiones cinematográficas de Narnia. O partiendo de algo indiscutiblemente bueno para acabar traicionando su espíritu en una amalgama fallida, como en Alicia en el País de las Maravillas de Tim Burton. Otras veces se nace de una obra maestra como La Iliada y llegamos a Troya, un producto muy irregular, con momentos brillantes y otros rayando lo irrisorio. Muy pocas veces el resultado brilla con luz propia, pero las hay. Pensemos en El Señor de los Anillos, obra cumbre del fantástico escrito y también extraordinarias películas. ¿Cuál es el secreto? Pues no abandonar nunca el espíritu original, pero tener siempre presente que se trata de una adaptación, un cambio radical de lenguaje para el cual se pueden y deben tomar ciertas licencias: suprimir capítulos, cambiar personajes, reforzar o minimizar, pues lo que funciona en el papel no necesariamente lo hace en la pantalla, y viceversa. El Señor de los Anillos hace esto exactamente, y Stardust, salvando las distancias, hace lo mismo.

Gran cantidad de pasajes son exactamente los mismos en la novela de Neil Gaiman y en la película de Matthew Vaughn, aquellos que funcionan en los dos medios. Es evidente que si tienes un momento brillante, un diálogo mágico, sería estúpido no emplearlo tal cual. Otros han sido suprimidos, pues aportarían poco más que trasfondo a cambio de pesar demasiado en el ritmo cinematográfico. También se suprimen personajes por éste motivo. Y por supuesto se refuerzan o transforman otros, como el de Lamia o el del capitán Shakespeare, inexistente en el libro y que funciona a la perfección en la pantalla, siendo el eje del romance. También hay cambios importantes en la historia, con un clímax final bien diferente, sencillamente porque el decrescendo del libro no hubiera funcionado, por razones evidentes, pero que no señalaré por no desvelar nada.

Para haceros una idea del tono, basta con esta importante escena del inicio del film, con Peter O’Toole como rey de Stormhold, Mark Strong como príncipe Septimus y Rupert Everett como Secundus. Llena de humor negro; vaya la calaña de algunos de los personajes:


Si queréis conocer más el argumento, echad un vistazo a la reseña de la novela de este Especial Stardust.

Habrá quien pueda opinar que el tono de la palabra se pierde un poco en la imagen, pero el espíritu es idéntico: el de contarnos un cuento, y se mantiene intacto el sentido de la maravilla, que es la clave de Stardust y lo que resulta fascinante de ella. No en vano Matthew Vaughn (director y guionista principal) es amigo personal de Gaiman, que no solo le cedió los derechos gratuitamente confiando por completo en él, sino que le ayudó en persona con la adaptación de la historia y le presentó a su coguionista, echó una mano con el casting y la preproducción, y lo mejor de todo, quedó encantadísimo con el resultado.

Y encantadísimo estoy yo también, primero por el espíritu que he comentado que mantiene. Segundo por la película en sí, trepidante en el ritmo narrativo, emocionante en lo que a las relaciones de los personajes se refiere. Por supuesto técnicamente es más que correcta, decorados, vestuarios, banda sonora, efectos,… Tercero, por la excelente selección de actores. Charlie Cox soporta bien el peso del protagonista. Claire Danes, encantadora como estrella. Michelle Pfeiffer buenísima como malísima, y tan sexy como en sus mejores años. Robert de Niro hilarante con su tripulación de piratas machotes, hace uno de sus mejores papeles en décadas, y desde luego el más sorprendente. Mark Strong bordando al otro villano. Cuarto, porque la película me cuenta una historia lo suficientemente diferente a la de la novela como para poder disfrutarlas por separado. Y esto va para todos los que hayáis disfrutado solo de una de las dos: no le cerréis las puertas a la otra.

Son buenas razones, creo que convincentes, mas la más importante por la que he disfrutado tanto es otra: Stardust evoca a mi yo primario más fantástico, al que de niño veía una y otra vez la siempre genial La Princesa Prometida, El temible burlón o Willow, soñando con espadas, piratas y magia. Y reconozco que aunque ahora sea zorro viejo en estas lides, cuando acabé de ver Stardust, mi sonrisa se parecía bastante a aquella.

6 comentarios:

Fose dijo...

Estupenda crítica a la película Pedro. Creo que estoy de acuerdo contigo en casi todos los aspectos. Quizá encuentre un poco sobreactuado a Robert de Niro y en algunos momentos me parezca algo infatil la trama en sí.
Pero sin duda, la película nos deja ese gusto por las narraciones de cuando eramos chiquillos.

Carlos Javier Eguren Hernández dijo...

Cuando leí en las actualizaciones de mis blogs favoritos "Stardust" entré sin pensármelo. Luego al ver que eras tú el que reseñaba, tenía que comentar sí o sí tu genial reseña.

Estoy muy de acuerdo, aunque quizás el libro de Gaiman me parezca bastante irregular en algunos puntos.

No obstante, Vaughn y compañía se las arreglaron para hacer esta película, una de mis favoritas.

Recuerdo que compré el DVD por casualidad, sin esperar gran cosa, y, de pronto, me encontré con este peliculón que a mí también me recuerda a "La princesa prometida" en muchos aspectos.

En definitiva, gracias a Vaughn por esta película (para mí un soplo fresco en el género fantástico) y a ti por tu crítica. Un saluedete =D

Loren dijo...

Totalmente de acuerdo con tu reseña sobre esta magnífica película. Razón tienes en que la bruja mala resulta tan sexy como siempre que esta mujer aparece en pantalla (puede que ahora más incluso, será que nos gusta el color negro :D).

En cualquier caso, sólo estoy en desacuerdo con una afirmación, es que las pelis de Narnia a mi me gustan bastante, consiguen captar la esencia de los libros a la perfección. Vaya, que también me parecen verdaderos clásicos del cine fantástico.

Harry Potter también es una buena pieza, aunque la sexta película me pareció irregular (del quinto libro no se podía sacar más de lo que hicieron), mientras que la(s) séptima(s) no la(s) he visto.

Eso sí, "Las Dos Torres" me pareció un bajón de nivel respecto a su primera entrega, que me parece perfecta tanto en ejecución como en contenido.

Un saludo (¿qué vendrá ahora en relación a Stardust? :D).

Salvador Suto dijo...

Se nota que te encanta de lo que estás escribiendo, te ha salido una crítica genial! Estoy de acuerdo en casi todo, me pasa un poco como a Fose, que se me hace pelín infantil, pero es verdad que cumple muy bien ese rollo de peli de aventuras que siempre nos ha encantado... y después de leerte tengo ganas de volver a verla, aunque esperaré a conseguir el libro para tener la perspectiva completa, gracias!

Pedro López Manzano dijo...

Bueno, bueno, muchas gracias a los cuatro por vuestras palabras, me vais a sonrojar.

Fose y Suto, sí que tiene un puntillo juvenil diría yo, más que infantil, pero mucho menos que, por ejemplo Willow. Creo que si hubiéramos visto esta peli con diecipocos en lugar de con treintaypico, la superaría de largo, porque de hecho es mejor. De igual manera pienso que si viéramos Willow ahora por primera vez ahora, nos serviría para pasar un rato y poco más... ha envejecido solo regular. Es un gran mérito de Stardust, que logra emocionarnos, a pesar de nuestro rodaje.

Carlos, el libro sí peca de cierta irregularidad, pero se lo perdono por sus momentos de brillantez, que no son pocos.

Loren, de las pelis de Narnia no puedo decir que sean malas, es más, son muy correctas, pero a mí me aburrieron un poco, como las novelas, que están indiscutiblemente bien escritas, pero me dejaron frío no sé por qué. Respecto a Las Dos Torres, me gustó mucho más la versión extendida, como fiel tolkiendili que soy ;)

Loren dijo...

Eso es cierto, la versión extendida de Las Dos Torres es mejor, pero siempre diré que no me gusta la caracterización de Gimli, tampoco ciertas escenas que sobran en la trama

Lo de Narnia es cuestión de gustos, como todo. :D

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...