lunes, 28 de febrero de 2011

RESEÑA: Dos Coronas, de Susana Eevee

Vamos por partes. Primero la creadora, después su obra.
Hace unos meses, quizá un año, cuando empecé a tomarme un poco más en serio esto de escribir en Cree lo que quieras, desearon las vicisitudes del destino que llegara hasta el rastro de la autora de la forma más común. Es decir, leí un comentario interesante de alguien en cualquier sitio cuyo autor me llevó a otro lugar en el que encontré otro comentario aún más interesante de una tal Susana Eevee que a su vez me condujo a alguno de sus blogs, que me llamó la atención y del que me hice seguidor (o quizá le pasó a ella conmigo, no lo recuerdo).


El caso es que a partir de ese momento me convertí en seguidor tanto de Susana Escribe, su blog literario originalmente más generalista, ahora más centrado en la promoción de su novela, como de Breves apuntes para escritores, blog que aclara muchas y muy interesantes cuestiones de las que a veces nos preguntamos a la hora de escribir, desde cómo escribir la sinopsis para una novela hasta el porqué emplear rayas en lugar de guiones. ¿Qué hace diferentes estos blogs de otros con gran cantidad de seguidores? (Apunta a los 200 al escribir estas líneas). Pues algo tan sencillo como el exquisito comportamiento de Susana: siempre contesta entusiasta cualquier comentario que se le dedique —lo cual no es tan frecuente como debería—, además de escribir ella también habitualmente en los blogs que sigue. De hecho por aquí podéis encontrarlos en diversas entradas. Ello me ha hecho profesarle cierto afecto y tener cierto miedo al encarar su novela: ¿y si no me gusta?

Tranquila Susana, si me ha gustado, y ahora paso a comentarla más extensamente.

Empiezo para ello por escribiros, a modo de sinopsis, la contraportada de Dos Coronas:
Es tiempo de guerra. Siempre lo fue.
Durante siglos las dos Coronas se han enfrentado en un pulso de violencia y ambición. Los odios ancestrales se heredan batalla tras batalla.
Soota es un joven erigio de espíritu rebelde y temerario. La pérdida de los recuerdos de su infancia ha forjado un corazón duro que lo ayuda a sobrevivir a las intrigas de una sociedad cruenta y convulsa. Es el mejor asesino que se ha adiestrado en la corte, y en él no hay cansancio, ni remordimiento ni dolor.
Su pasado, construido con mentiras, se derrumba el día que descubre que por sus venas corre la sangre de la casta real del enemigo. Comienza entonces para él un largo viaje hacia el honor, la lealtad y la compasión.
En medio del juego letal que disputan los dos reinos, Soota combatirá en una devastadora ofensiva. Pero, sobre todo, luchará por alcanzar su destino, la ansiada paz, la esperanza de recuperar lo perdido y redimir, así, su alma.

Como rezan estas palabras, al inicio de la novela Soota descubre la punta del iceberg de su verdadero pasado, que se le irá revelando poco a poco en su totalidad a base de atinadas rupturas de la barrera mágica que se lo ocultaba. Como os podéis imaginar la historia se va desarrollando tanto en el rudo norte erigio como en el civilizado sur aldario, a medida que Soota/Doogan va realizando su particular viaje del héroe. No es, sin embargo, la clásica transformación, sino más bien un descubrimiento —y redescubrimiento— tanto de su(s) entorno(s) como de sí mismo, y no llega a saberse a ciencia cierta si viene de la luz y se dirige hacia el lado oscuro o viceversa. Es por tanto Soota un personaje complejo, a veces incluso turbio o desagradable, una apuesta narrativa arriesgada al ser difícil empatizar con él, protagonista único. No obstante, en mi opinión es un acierto para esta historia, pues en la literatura fantástica actual (sobra mencionar autores), los buenos maravillosos y los malvados terroríficos ya se encuentran, sencillamente, obsoletos.
Así, tanto el protagonista como los secundarios poseen motivaciones creíbles y personalidades modeladas por éstas, sin necesidad de embarcarse en mil descripciones para aclararlas, mas tampoco desvelándolas de un plumazo. Y no estoy diciendo que sea una novela sin descripciones, nada más lejos de la realidad. Éstas predominan sin ser excesivas, están bien ejecutadas y no se comen a los diálogos, que resultan naturales. Y es que la novela entera está considerablemente bien escrita y construida con solvencia. Se nota en ello el buen hacer de Susana como correctora de estilo.
Cabe destacar también la organización de la novela, dividida en dos partes, de idéntica estructura. Únicamente hay que echarle un vistazo al índice para comprobarlo. Suman 400 páginas, y es que a veces no es necesaria trilogía ni heptalogía para disfrutar de una buena historia fantástica. La primera parte transcurre en el norte, Erigia, y la segunda en Aldaria, el sur. Aquí he de comentar el mayor problema que he encontrado, que es el uso de algunos tópicos que el lector avezado detecta con prontitud: la rudeza y animalidad de los norteños, los sureños más blandos y civilizados, incluso un pueblo nómada, que se lía la cabeza en turbantes, porta cimitarras y cuyas exóticas mujeres realizan la danza del vientre. Afortunadamente son solo ramalazos y en general se huye con acierto de muchos tópicos del género. Por ejemplo la magia y los seres fantásticos no aparecen por doquier, son empleados como recurso y no como norma, otorgándoles la necesaria cualidad de extraordinario que necesitan en toda buena narración que las incluya.
Sin embargo no es nada de lo hasta ahora mencionado lo que destaca más Dos Coronas. Lo hace al contar una buena historia. Entretenida, interesante, equilibrada, con buen sentido del ritmo, por momentos hasta trepidante. Una aventura con sabor a clásico para hoy en día, en la que el bueno te puede dejar regusto amargo y al mismo tiempo, puedes compartir algunos de los deseos del malo.
Muy buen trabajo, Susana. Ahora a seguir en la pomada, contándonos historias durante muchos, muchos años.

7 comentarios:

Susana Eevee dijo...

Ostris, Pedro, gracias por la reseña, pero, sobre todo, por dedicarme unas palabras tan cariñosas. [Tú también molas, Pedro :P]

Me alegra un montón que te haya gustado la novela :)

Besos :)

Pedro López Manzano dijo...

Jajaja, muchas gracias.
Pero si es que no haces otra cosa que darme la razón: al rato de escribir la entrada ya me la has comentado y referido en Susana Escribe ;)

Otro beso, artista.

Shilar dijo...

Ya eres la segunda persona de cuyo criterio me fio que recomienda esta novela. Y la verdad es que, leyendo el inicio que colgó en la red como adelanto, no me sedujo mucho la idea de leerla. Hay muchas críticas a su novela, todas muy elogiosas, pero que por eso mismo, han frenado las ganas de leerla que pudiera tener.
Me haces plantearme su lectura de nuevo. Creo que la pondré en la lista de los posibles ;)

Pedro López Manzano dijo...

Shilar, creo que la clave es entenderla como una novela de aventuras "sencilla", y es que de vez en cuando está bien leer buena fantasía épica de menos de 8.000 páginas.

Shilar dijo...

Me encantan las novelas de fantasía sencillas y autoconclusivas. Eso le da un valor añadido para mi. Una de mis favoritas es La Espada rota. Y he leído a varios nóveles españoles que reunían esas características, y estaban escritos con mucha maestría, y con los que he disfrutado un montón. Ya te contaré cuando la lea;)

Ahuizotl dijo...

Yo conozco a Susana desde un foro de Fantasía y mira que no me he despegado de ella. Me hice seguidor de su blog, ella del mío y mira lo curioso:
Aquellos que realmente somo blogueros porque deseamos compartir nuestros escritos con el mundo nos seguimos unos a otros. Entró en el blog de Sus, veo que estás comentando su libro, reviso tu blog, me gusta y me hago tu seguidor.
Somos una fuerza que crece, de forma ordenada pues no seguimos a cualquiera, y compartimos nuestro sentir en aquellos blogs a los que somos asiduos.
Muy buena reseña y saludos

Pedro López Manzano dijo...

Shilar: ya me contarás, aunque si me dices que te fias de mi criterio, espero no defraudarte, porque ya sabes, un gran poder conlleva una gran responsabilidad ;)

Ahuizotl: tienes toda la razón. Casi todos mis "seguidores" son blogueros, y entre ellos la mayoría aficionados a las letras, y tres cuartos de lo mismo con la gente que yo sigo. Una comunidad muy abierta y constante. Y por cierto, que muchas gracias por el comentario y bienvenido a Cree lo que quieras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...