miércoles, 13 de julio de 2011

RESEÑA: El Incal, por Jodorowsky y Moebius.

El Incal es un comic genial escrito por el genial chileno loco Alejandro Jodorowsky y dibujado por el genial francés Jean Giroud, alias Moebius. El primero, además de guionista de cómics es novelista, cineasta, mimo, dramaturgo, actor, poeta, terapeuta y psicomago, entre otras ocupaciones. El segundo es uno de los mejores dibujantes de la historia del noveno arte, ahí es nada.

El Incal es la historia de un detective segundón, John Difool, menos carismático que su pájaro, a quien la casualidad le hace de repente poseedor de un curioso misterio que le hace ser objeto u objetivo de todas las miradas o puntos de mira.


El Incal es una fantástica composición de personajes de fuerte carácter llenos de matices.

El Incal es dios, para lo bueno y para lo malo.

El Incal es la explosión del imaginario de Jodorowsky, y Jodorowsky tiene una imaginación inmensa.

El Incal es a veces un viaje del héroe lineal del miserable John Difool y otras veces una serie de deus ex machina realmente impredecibles que le dan giros de 901º a la narración.

El Incal es el primer cómic en el que aparece la figura del metabarón, y está en el mismo universo que esa preciosa y mastodóntica obra maestra también escrita por el chileno y pintada (mucho más que dibujada) por Juan Jiménez, una de mis obras artísticas favoritas: La casta de los Metabarones.

El Incal es un puñetazo de más de 300 páginas encima de la mesa del mundo del cómic, que se dio allá por el 80, diciendo que la ciencia ficción como género en viñetas cambiaba para siempre.

El Incal es ultraviolencia y sensualidad.


El Incal es Moebius en su mejor momento. Y a cada viñeta merece mucho la pena prestarle atención.

El Incal es un descomunal relato de ciencia ficción con tantas ideas brillantes y conceptos subyacentes relativos a ésta que se nos escapan entre los dedos.

El Incal es Uroboros, la serpiente que se muerde la cola. Es pues un instante y una eternidad.

El Incal es de magnitudes cósmicas, pero cabe en un triángulo de papel.


El Incal es complicado. Y como todas las piezas de arte complicadas es susceptible de ser amada y odiada.

El Incal es una serie de acontecimientos que ocurren porque sí.

El Incal es una maravilla.

4 comentarios:

Guillem López dijo...

Obra de cabecera sin lugar a dudas. Inspiradora es poco!! :-)

Pedro López Manzano dijo...

Así es Gillem. Tanto el Incal como los Metabarones.

Gracias por comentar.

El cuentacuentos dijo...

Sinceramente, ¿crees que acabaré leyendo un día de estos tu Incal?

Pedro López Manzano dijo...

Confío en que eso ocurra considerablemente pronto

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...