martes, 22 de junio de 2010

RESEÑA: El atlas de las nubes, de David Mitchell

El sexteto Atlas de las Nubes es una composición musical, en el que cada instrumento toca su partitura en solitario de forma gloriosa hasta que, de manera aparentemente casual, incluso abrupta, pero en realidad medida al milímetro, para ahogado por el inicio de la parte del siguiente instrumento, y así hasta llegar al sexto instrumento. Cuando éste acaba su solo, vuelve a tocar el quinto, y así sucesivamente hasta llegar al primero, al finalizar el cual acaba la obra.



Este sexteto es una obra imaginada dentro de la novela “El atlas de las nubes”, de David Mitchell, que sigue exactamente la misma estructura narrativa que el sexteto para contar sus seis historias, cada una en dos partes (la de “ida” y la de “vuelta”), excepto la sexta historia, en la cual se funden ambas partes, funcionando como bisagra (estructura 1-2-3-4-5-6-5-4-3-2-1). Además, cada uno de los capítulos va avanzando en el tiempo respecto al anterior unas décadas o unos siglos (retrocediendo en la segunda mitad), y todos los capítulos consecutivos, aparentemente independientes, tienen nexos entre sí finamente hilados, apenas tres o cuatro notas sutiles de la melodía que los atan fuertemente entre sí. Cada historia, por otro lado, está escrita con un estilo diferente y único en la novela, siempre de forma impecable, y rigurosamente coherente con lo que cuenta, y el encaje de bolillos resultante hace envidiar a cualquier lector al que también le guste escribir, aunque sea modestamente, el genio y el ingenio de David Mitchell.
Veamos ahora las historias una a una...

La primera cuenta el viaje por el Pacífico de un notario en 1850. Básicamente es literatura de viajes, pero muy bien salpimentada por pequeñas aventuras y bastantes reflexiones oscuras que en algún momento incluso recuerdan al horror de Conrad, haciendo una dura crítica del colonialismo más hipócrita. Es quizá la más floja, pero no está exenta de momentos de brillantez.

La segunda es en la que aparece el sexteto y está escrita de forma tremendamente musical, diría que casi todas las metáforas utilizadas son con sonidos. Cuenta las aventuras y desventuras de un músico sinvergüenza, algo barrylyndonesco, un superviviente nato en la sociedad clasista anclada en el pasado de 1930. Exquisitamente escrita.

La tercera es una magnífica historia del más clásico detectivesco en los años 70 en la que en la típica situación de “el pez grande se come al pequeño”, el pequeño se resiste todo lo que puede a ser comido.

En la cuarta, un editor caradura tiene un aparente golpe de suerte que le llevará a conocer las miserias de la sociedad en la que vive y tendrá que intentar escapar de ellas como malamente pueda.

La quinta es una brillante historia de ciencia ficción, una distopía en la que un corporativismo extremo ha llevado a la humanidad hasta un punto en el que ya no sabemos si merece tal nombre de humanidad a pesar del perfecto funcionamiento en apariencia de todo.

La última, la historia bisagra, es también de ciencia ficción, en la que en un futuro post apocalíptico y que va a peor, hay organizaciones tribales, algunas menos salvajes que otras, y apenas quedan unas pocas reminiscencias de la civilización que en un momento dado se colapsó.

Merece la pena leer El atlas de las nubes por muchos motivos: por la estructura del conjunto, por cada uno de los capítulos en solitario con su brillante prosa, por descubrir cómo se entrelazan unos con otros, por seguir el rastro del antojo con forma de cometa en el hombro de diferentes personajes, por ver como todos los protagonistas, de manera más o menos explícita, son conducidos por sus vidas hacia el descubrimiento de sus sociedades cínicas y xenófobas, y en mayor medida de la decadencia de la civilización, en diferentes momentos históricos de la misma, reales o imaginados. A pesar de lo cual podemos encontrar, medio enterrado, pero a vista de todos, la esperanza de que la humanidad no saque lo peor de sí.

Dejo también alguna cita que me ha llamado la atención:

“Los tortuosos avances logrados en el curso de generaciones enteras pueden echarse a perder con la simple rúbrica de un presidente miope o el mandoble de un general envanecido”

“¡Ah, qué insoportable es hacerse viejo! Los diversos yoes que ya fuimos arden en deseos de volver a respirar aire fresco, pero ¿podrán salir algún día de estas cáscaras calcificadas? Qué carajo van a poder”

“¿Le importaría salvarme la vida enamorándose de mí?”

6 comentarios:

Pedro López Manzano dijo...

Gracias a mi amigo G por este magnifico libro, que no hubiera conocido de no ser por él.

Gustavo dijo...

De nada, faltaba mas...

Anónimo dijo...

bueno, por aqui andamos...
curioso trabajo este que reseñas, lo desconocia por completo. solo me queda una duda.

Jorge (Protón) Maqueda dijo...

vaya salio anonimo, pero no somos anonimos, soy jorge maqueda...de la Red de ciencia ficcion

Pedro López Manzano dijo...

Contesto en la propia Red de ciencia ficción

FORMACION ON LINE dijo...

Una fantástica sinopsis de la película. Me ha gustado compartirlo porque hace mucho más entendible la argumentación. Voy a leerte más a menudo, ... igual también te gusta mi blog, .. hoy te postearé !!!

http://formacionyconsultoriaonline.blogspot.com.es/2012/08/poder-sin-limites.html

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...