miércoles, 7 de abril de 2010

MICRORRELATO: Agujeros negros.

La primera vez que vi tus ojos no los miré, pues me estaba fijando en otras partes de ti.
La primera vez que miré tus ojos me di cuenta de que iban a juego con el resto de tu perfección, y decidí que me gustabas.
La segunda vez que te miré a los ojos, éstos me miraron a mí también, desnudando mis intenciones, pero esto me hizo sentir mejor.
La siguiente vez me di cuenta de que tu iris era del mismo almendrado que tu pelo, y este es uno de esos pequeños fetichismos personales que hacen que si alguien me gusta, me guste más aún de lo que lo hace antes de descubrir el detalle. O al menos fue fetiche a partir de aquel momento.
Después, te miré y noté algo raro, no sabría decir el qué.
La penúltima vez que te miré a los ojos sentí una extraña profundidad en tus pupilas. Profundidad literal: un espacio inmenso detrás de las mismas, cada una era un agujero negro que mientras observaba iba volcando todo lo que tenía delante hacia el interior del embudo a velocidad instantánea.
Finalmente volví a mirarte a los ojos. Y sentí miedo.
Demasiado para mí, no volví a hacerlo.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Qué bonito! ¿De quién es?

Pjotr L. Manzano dijo...

Muchas gracias.Todo lo que se puede encontrar aquí con la etiqueta de relato es mio.

Jesus/Salvador/Suto dijo...

yo también conozco alguien con 2 agujeros negros en los ojos. me gustó

Anónimo dijo...

Aaaa, qué interesante... éste me parece diferente al resto, quizá menos oscuro, a pesar del título. :)

El cuentacuentos dijo...

Como ya te comenté, me gusta el cuento, pero me da a mí, en mi humilde opinión, que el motivo sería mejor para un poema.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...