miércoles, 11 de abril de 2012

RELATO: Idea y estructura

Nota previa: me voy unos días de viaje, pero adenás de la encuesta os dejo este relato para entreteneros hasta la semana que viene. Era para un certamen de temática "barras de bar" y dos páginas de extensión máxima. No gané, pero como el cuento me gusta, aquí os lo dejo:


Idea y estructura

¿Me pones un Jameson cola?

A ver, son un par de páginas, no es demasiado largo, pero puede darme juego. Tengo que elegir un tiempo verbal. Pasado es lo más natural y suele ofrecer más posibilidades narrativas. O presente, que siempre queda resultón. Futuro no acabo de verlo. También puedo entremezclar, pero alguno tiene que predominar. Debo escoger también entre que mande descripción o diálogo, pero eso depende de lo que exija la historia. En cuanto a la estructura

Gracias, aquí tienes. Quédate con el cambio.

En cuanto a la estructura, con tope de dos hojas mejor la hago lineal, para no confundir. Si empiezo a alternar diferentes tiempos narrativos, o más de una voz, va a resultar pretencioso. También puedo redactarlo de un tirón, cortarlo en varios trozos, y reordenarlos. Eso gusta casi siempre y alguna vez hasta queda bien. Si no me convence, me quedo con el original.

Se me ocurre que puedo introducir de alguna manera una metanarración. Podría incluso jugar con las fuentes de las letras, o poner algo en cursiva o negrita, pero que posea otro sentido narrativo. Algún formato se me ocurrirá.

En cualquier caso, más importante que el cómo debe ser el qué. “Barras de bar” es el punto de partida. Lo normal resultaría un protagonista sentado frente a una barra, charlando con otros clientes o con los camareros, o como mero observador, describiendo lo que sucede a su alrededor, sus pensamientos, o enlazando las dos cosas. Es lo normal, y por eso me parece lo más aburrido.

Por otro lado, “mi tipo” de historia suele trajinar por otros caminos. Tengo mejores ideas cuando me muevo por la ciencia ficción. Quizá un escenario futurista, un bar de carretera, cambiando camiones por naves estelares, pidiendo cócteles exóticos de colores cambiantes como en lámparas de lava, con especímenes extraterrestres pululando por el establecimiento.

Hablando de beber, qué bueno está esto. Cómo se nota que no es garrafón.

Otra opción sería tirar por el carril de en medio y hacer un planteamiento surrealista. Están en la barra un bárbaro con un martillo de guerra a lo Howard poniéndose ciego a grog, un detective privado con gabardina estilo Hammett con su bourbon y un cosmonauta bradburiano, emperifollado con traje espacial al completo. Mejor abandono este concepto, que parece un chiste, y el pobre cosmonauta no puede beber nada con la esfera del casco.

Si la historia es solo del bárbaro es posible que tenga fuste. Me gustan las posadas medievales, tienen su encanto. Siempre llenas de canciones guarras, peleas y puñaladas. Y camareras buenorras.

Que por cierto, la de aquí no está nada mal.

También podría escribir sobre mí, sentado como estoy ahora mismo, pensando en qué contar, decidiendo la estructura del relato y la idea sobre la que va a tratar. Sería un poco extraño para un posible lector tener esto entre las manos, que le está hablando sobre el proceso de su creación, y al ojearlo descubre que me refiero a él, que está leyéndose leer lo que está leyendo. ¿Está esto bien escrito? Creo que sí. En definitiva una autorreferencia infinita, como el que se observa dentro de una televisión observando esa televisión y así sucesivamente.

Sí, creo que el concepto me ha gustado. Voy a quedarme con él. Algo real y con naturalidad, y contado como habla la gente, como piensa.

Perdona, ¿puedes dejarme un bolígrafo y un papel? Y ponme otro Jameson.

9 comentarios:

Yashira dijo...

Genial, me gustó tu historia, sieguiendo el hilo de tus propios pensamientos mientras estás en la barra del bar. Pues sí, quedó resultón.
Siento que no ganaras, no se cómo serian los demás, pero este es original.

Buen viaje y un beso desde mi mar,

Salvador Suto dijo...

Este ya lo había leído, me gusta imaginarme como hubieran resultado cada uno de los microrrelatos de barra ya sea con el bárbaro o el alien... o los dos juntos! y además que te imagino perfectamente en la barra pensando todas esas cosas antes de escribir... Buen viaje!

Rosa dijo...

Muy original.
Te deseo unas buenas vacaciones.
Besos desde el aire

Damián Neri dijo...

Las meta-narraciones me parecen curiosas. Esta me gustó, y la frase de "está leyéndose leer lo que está leyendo".

Saludos!

El cuentacuentos dijo...

Estupendo cuento, enhorabuena. Ya te dije que me recordaba los parques de Cortázar.

Pedro López Manzano dijo...

¡Ya estoy de vuelta! Muchas gracias a todos por comentar.

Suto: ese bárbaro bien podría ser Korgoth of Barbaria :P

Rosa: gracias, es una huida de los tópicos. Las vacaciones, de lujo :D

Damián: me encantan las metanarraciones, por ejemplo en la última reseña hablo de ellas (Objetos frágiles).

Cuentacuentos: no te pases que me sonrojas.

Abrazos múltiples.

Pedro López Manzano dijo...

Por cierto, el estupendo relato ganador del citado certamen podéis leerlo AQUÍ.

Ana Morán dijo...

Tengo debilidad por los juegos metatextuales y me ha gustado mucho como están llevados en este relato. También me he quedado con ganas, como un comentarista de más arriba, de ver escrita alguna de las historias que valora el autor.

Pedro López Manzano dijo...

Gracias por pasarte y tu comentario Ana.

Jeje, quién sabe, quizá me anime con la taberna medieval o espacial otro día.

Un saludo.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...