martes, 21 de junio de 2011

RESEÑA: Soy leyenda, de Richard Matheson

Como reseñas al uso de esta novela podéis encontrar en cientos de sitios, os voy a dar directamente una serie de motivos por los que, en mi opinión, hay que leer Soy leyenda:

Por la especulación desde la que parte la historia, que quizá no pueda parecer la más original del mundo hoy día, pero se ha convertido en una de las fundamentales del género en parte gracias a esta obra de 1954: ¿qué ocurriría si de repente fueses el último hombre sobre el planeta? Es mas, no estás solo, sino que rodeado de aquellos que con anterioridad fueron humanos. Es mas, éstos se han convertido en vampiros que quieren matarte atacándote sistemáticamente, noche tras noche. Es mas, algunos de esos vampiros antes eran tus amigos.


Por la extraordinaria construcción del personaje protagonista Robert Neville. Un tipo normal y corriente, que naturalmente se ha agriado, su carácter se ha llenado de espinas, a pesar de lo cual, la identificación con el lector es inmediata. ¿Qué haríais en su situación? ¿Buscar la manera de sobrevivir, perdida toda esperanza? ¿Tirarse todo el día en el sofá, escuchando música botella de whisky en mano? ¿Hundirse en la miseria de los recuerdos? ¿Buscar venganza por tanto tormento? ¿Matar vampiros? ¿Investigar sobre la plaga? ¿Sí a todo?


Por el saber de Richard Matheson como narrador, especialmente en historias cortas como ésta. Maneja los tiempos a la perfección. No agobia al lector con tristeza excesiva y sabe cómo mantenerlo interesado con continuos cambios de tercio, a veces sorprendentes.

Por los conceptos simbolizados e iconos que vamos encontrándonos a lo largo de la historia. Conceptos como la soledad, la desesperación, la desesperanza (que no es lo mismo), la culpa, la impotencia y otros, quedan a la perfección reflejados en las páginas de la novela. También hay momentos inolvidables que se convierten casi en iconos: el pozo humeante al que se arrojan los cuerpos de los vampiros, el recuerdo de la esposa perdida, todas las noches empezando con el grito “¡Sal, Neville!”…

Por la película, la última, la protagonizada por Will Smith (2007). Me parece entretenida, incluso buena en ciertos momentos, pero no tiene mucho que ver con la creación de Richard Matheson, por lo que el libro será casi totalmente original para los que se aproximen al mismo tras ver esta película. También hay adaptaciones anteriores: la muy libre “El último hombre vivo” (1971), por Charlton Heston, que no he visto ni me llama la atención, pues está aún más alejada que la anterior. También está Soy Omega (2007), de bajo presupuesto, y por supuesto la que os recomiendo, la primera adaptación, “El último hombre sobre la tierra” (1964), que no hace cambios demasiado sustanciales en la forma y mantiene el fondo intacto, y tenemos el placer de ver a Vincent Price de protagonista, obsequiándonos con su tremenda presencia. Una vez más se cumple la máxima de que, dada una magnífica obra literaria, cuanto más fiel se es en la adaptación, mejor película se obtiene.


Por los párrafos finales, en especial la última frase de la novela. Esta razón no la explico.

Por la especulación hacia la que se dirige la película. Un enormemente interesante cambio de paradigma sobre el proceso evolutivo y los puntos de vista sobre los que contemplarlo.

Por último os dejo con una interesante cita de la novela, muestra también del decadente sentido del humor con que nos encontramos a veces en la misma:

“Sin la incesante influencia de la hipnosis de masas, el sexo perdía rápidamente su significado. La soledad en cambio seguía allí.”

6 comentarios:

Ahuizotl dijo...

Hola Peter,

No he leído aún la novela pero te recomiendo la primer película, se llama El Hombre Omega con Charlton Helston. Es muy apegada a lo que mencionas pues son vampiros y por la noche le gritaban para que saliera, muy buena peli.
La ultima con Will Smith apesta por completo porque quisieron hacerla tan buena, tan holliwood que decayó. Sus efectos de los zombies superpoderosos se nota de inmediato que están hechos por computadora.
Gracias por compartir

lecturayescritura dijo...

Como siempre que leo los artículos del blog saco partido. Enhorabuena, el sitio web se ha convertido para mí en una referencia. Podré estar o no de acuerdo con algunos planteamientos pero siempre es enriquecedor leer los artículos colgados. Felicidades nuevamente, seguid así y animo a la gente a que participe con sus comentarios en este tipo de sitios educativos porque la verdad es que son de un valor enorme en esta época de internet.
Ánimo y suerte con las publicaciones, os seguiré

Pedro López Manzano dijo...

Muchas gracias por comentar a ambos.

Ahuizotl, pues tendré que darle una oportunidad a Charlton Heston, aunque he leído que se aleja bastante del espíritu de la novela. En efecto la que es por Will Smith es regular sólo. Donde esté Vincent Price...

Amig@ de Lectura y Escritura, me sonrojas con tan halagüeñas palabras. Sobre todo cuando se me ha ocurrido copiar y pegar tu comentario en el infalible google y lo he encontrado en cientos de blogs diferentes. Es lo que tiene ser tan genérico. :P

Ángeles Pavía dijo...

La leí el verano pasado ante la insistencia de un amigo. a mi me parecen zombis, no vampiros. no chupan la sangre, ni duermen en ataudes, ni tienen colmillos, ni se transforman en murciélagos. son muertos resucitados, la mayoría medio podridos y sin conciencia. son la horda. El hecho de que solo salgan de noche no creo que sea suficiente para catalogar a alguien de vampiro.
A parte de eso, la novela está muy bien. Para ser de un género que no me gusta nada, he de reconocer que la disfruté.

Ahuizotl dijo...

Pedro, ojala y puedas visitar pronto mi blog http://tlacotzontli.blogspot.com/ gracias

Pedro López Manzano dijo...

Ángeles, tienes toda la razón con lo de los zombis. Pero la tienes hoy día. Ten en cuenta que el tópico zombi cuando se escribió la novela era el haitiano (por ejemplo el del clasicazo "Yo anduve con un zombie"), y fue mucho después cuando se pasó a la visión actual, muy influenciada por esta novela. Sin ir más lejos en La noche de los muertos vivientes está bastante presente Soy Leyenda, que sí que tiene además otros tópicos vampíricos: fotosensibilidad, espejos, ajos, símbolos sagrados, volver de la muerte...

Ahuizotl. Sigo tu blog y lo suelo visitar cada vez que publicas una entrada, pero no esperaba tan grata sorpresa como la que he obtenido al meterme esta vez. ¡Mil gracias por tus palabras!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...